Los personajes de los cómics DC regresan a la pantalla chica con un universo que funciona mejor en televisión que su contraparte en la gran pantalla.

Mientras el último trailer de La Liga de la Justicia, presentado con bombos y platillos en la Comic Con de Nueva York, supera las 16 millones de reproducciones en menos de tres días, otros superhéroes regresan, sin pompa pero con efectividad: el universo televisivo de DC. Sus actores son menos conocidos y sus presupuestos no se comparan a los del cine pero… ¿por qué Supergirl funciona mejor que su famoso primo en la gran pantalla?

A partir de esta noche Warner Channel estrenará la nueva temporada de Supergirl y mañana será el turno de Flash y DC´s Legends of Tomorrow, tres ficciones de buen ritmo, que pueden disfrutar todos en casa y que muestran un universo interconectado de héroes dedicados a salvar al planeta. Aquí, cinco motivos por los cuales esta Kara Danvers ( Melissa Benoist ) nos gusta más, con y sin traje, que el Clark Kent de Henry Cavill .

1. Supergirl tiene una mejor historia


A diferencia de la infancia traumática de Clark bajo el tutelaje de los Kent que Zack Snyder nos mostró en su granja de Smallville en El hombre de acero, en Supergirl conocimos a Kara Danvers, una joven extrovertida e inocente que decide con entusiasmo iniciar su propia carrera como superhéroe con la ayuda de su hermana adoptiva. En los primeros episodios, la rubia debió salvar micros escolares, apagar incendios o detener ladrones de poca monta, aprendiendo de a poco el oficio hasta que consiguió la experiencia suficiente como para hacerse cargo de otro tipo de amenazas.

En cambio, el Superman de las películas es un melancólico barbudo que se autoexilió para conocer su propio camino, recibió mensajes de su padre muerto mediante una rara tecnología y que tuvo que ser testigo del fin de su planeta primero y luego la muerte de su padre adoptivo por intentar rescatar a su perro.

2. Supergirl está mejor actuada


Si uno analiza fríamente los créditos de los films, el elenco del universo cinematográfico del sello DC tiene nombres de gran peso, como el Bruno Diaz de Ben Affleck, la Luisa Lane de Amy Adams, el Guasón de Jared Leto o el mayordomo Alfred que hace Jeremy Irons. Sin embargo, hasta ahora no tuvieron la oportunidad de lucirse. Las películas les dieron poco espacio para actuar.

En la televisión, sin embargo, los superhéroes de DC tienen nombres mucho menores en el reparto, como la Cat Grant de Calista Flockhart, pero crece gracias al carisma de Melissa Benoist como la hija de Kripton o Grant Gustin como Barry Allen, el hombre más rápido del planeta. Ninguno parece tener pasta de estrella de Hollywood, pero lograron volver propios a sus personajes y hacerlos queribles.

3. El universo de DC en la TV es más rico y coherente


A diferencia de lo que sucedió con Marvel, que construyó una gran historia a lo largo de una década, DC apuró el ritmo y pasó de estrenar El hombre de acero a hacerlo pelear con Superman y presentar a la Mujer Maravilla. Para colmo, en Escuadrón Suicida personajes menores lograron atraer más atención que el Guasón, quizá el mejor villano de los cómics. La primera película de la amazona trajo un poco de orden pero aún resta saber qué pasará con La Liga de la Justicia en noviembre.

Frente a esto, Supergirl, Flash, Arrow y DC´s Legends of Tomorrow fueron afianzando sus historias por separado, antes de arrojarse a episodios compartidos, cuyas tramas eran sencillas y acordes a cada personaje, algo que, por ejemplo, no lograron los personajes de Netflix con la fallida The Defenders

4. La estética televisiva es más atractiva


A diferencia de la trilogía de Christopher Nolan, que hizo con El caballero de la noche tres películas impecables sobre el protector de Ciudad Gótica, Zack Snyder no tuvo éxito aplicar una paleta de colores apagada y sombría para sus películas. Mientras que Batman puede ser retratado como un justiciero que busca revancha por fuera de la ley, Superman siempre representó los valores del optimismo y la justicia.

Supergirl encarna esa visión de los cómics, con un traje brillante, siempre limpio y con una orgullosa S en el pecho, una ciudad de Metrópolis que se parece a la Nueva York que tenemos en la cabeza y no a una ciudad sucia y deslucida.

5. El Superman de la tele es mejor que el del cine


Si bien la serie se concentra en ella, en el mundo de Supergirl existe su primo Superman, a quien supuestamente debía cuidar, pero de quien termina siendo una suerte de protegida. En la serie, el rol del kriptoniano lo encarna el actor de Teen Wolf Tyler Hoechlin. El morocho no sólo tiene el physique du rol necesario, al igual que Cavill, sino que además es el contrapeso ideal para la protagonista, un héroe más maduro y consciente de sus responsabilidades

El Superman del cine, sin embargo, parece poco preocupado por matar a miles de personas mientras lucha con su enemigo y acepta asesinarlo con tal de terminar la batalla. A veces parece un simple extraterrestre tratando de entender a los humanos y en otras escenas es sólo un arma sin objetivos claros. Es triste comprobar que Snyder no lo dotó de corazón y que no dudó en apurar su fin en Batman vs. Superman.

Fuente (xx)